La prevención comienza con tus manos, detecta el cáncer de mama a tiempo.

La prevención comienza con tus manos, detecta el cáncer de mama a tiempo.

La prevención comienza con tus manos, detecta el cáncer de mama a tiempo. 1024 536 La Vicenta

Es muy triste saber que en nuestro país 1 de cada 8 mujeres son afectadas por cáncer de mama, dándose en edades entre los 30 y 50 años (súper jóvenes), y la probabilidad aumenta si algún familiar ya tuvo esta terrible enfermedad. Las posibilidades de curarlo aumentan siempre y cuando se conozcan y detecten los síntomas a tiempo, entre los más comunes se encuentran los bultos u hoyuelos alrededor del seno, cambio de color o forma y secreción e hinchazón de las glándulas mamarias.

La detección del cáncer de mama comienza con la autoexploración, la cual debe realizarse frente al espejo, alzando los brazos y posteriormente colocándolos sobre las caderas y palpando con las yemas de los dedos la base, parte inferior, laterales y área de axilas. Después, explora toda tu seno en círculos y presiona el pezón para descartar cualquier secreción o fluido que pueda salir y que parezca sospechoso. Repite esta operación pero recostada sobre una almohada.

Esta exploración debe hacerse por lo menos una vez cada 30 días, preferentemente 5 días después de que inició tu periodo menstrual y a partir de los 20 años. Si detectas alguna irregularidad corre a tu ginecólogo de confianza para que realice una exploración minuciosa y/o una mastografía si ya estás en los 40.

¿Cómo apoyar a una persona con cáncer?

Es difícil afrontar esta situación tanto para la persona que lo está padeciendo como sus seres queridos. En ocasiones tratamos de dar consuelo y apoyo como mejor sabemos hacerlo, sin embargo, es difícil actuar de manera positiva en los sentimientos del paciente que lo padece, es por eso que, según la American Cancer Society, sigue estos consejos:

Cumplidos honestos, no “por que sí”. Siempre intenta dar ánimos mediante palabras sinceras y actitudes positivas, la lástima y pena no ayudan en nada, absolutamente en nada.

Lucha, tú puedes, sé fuerte. Si no estamos en esta situación, la presión por la lucha suele tener un efecto contrario a nuestras palabras, el estrés por el que pasa un paciente con cáncer es inmenso, lo que menos necesita es más presión de tu parte.

No, no es una persona de vidrio. Sigue siendo tu cuate, tu amiga, tu confidente, tu BFF. Pídele los consejos que necesites, platiquen sobre tu relación, sobre tu trabajo, sobre lo que te incomoda, le harás sentir especial y que es de gran ayuda en tu vida.

La receta de la abuela no aplica. No trates de aconsejar remedios caseros que viste en internet, infusiones que le funcionaron a la tía de tu amigo ni pócimas mágicas para darle esperanza y consuelo. Siempre aconseja seguir las indicaciones del médico y lo más importante: tienes que estar siempre ahí pase lo que pase.